Atentos a los signos del Alzheimer

13 Marzo 2017

El Alzheimer es la forma más común de demencia y, por el momento, es incurable. Además, es degenerativa, por lo que su frecuencia aumenta con la edad: afecta al 5% de la población entre 60 y 69 años, al 20% de los que tienen entre 80 y 89 y al 30% de entre 90 y 99. En total, más de 46 millones de personas (el equivalente a la población española) sufren la enfermedad en todo el mundo y, si la tendencia continúa, en 2050 habrá 131,5 millones, según Alzheimer Disease International. En España, se calcula que alrededor de 800.000 personas lo sufren y más de la mitad se encuentran en situación de dependencia.

La Alzheimer’s Association dispone de una lista de señales de advertencia de la enfermedad de Alzheimer y de otros tipos de demencia. La detección temprana permite que comience antes el tratamiento. Por esta razón, es importante saber a qué debemos estar atentos.

  1. Cambios de memoria que dificultan la vida cotidiana.
  2. Dificultad para planificar o resolver problemas.
  3. Dificultad para desempeñar tareas habituales en la casa, en el trabajo o en su tiempo libre.
  4. Desorientación de tiempo o lugar.
  5. Dificultad para comprender imágenes visuales y cómo objetos se relacionan uno al otro en el ambiente.
  6. Nuevos problemas con el uso de palabras en el habla o lo escrito.
  7. Colocación de objetos fuera de lugar y la falta de habilidad para retrazar sus pasos.
  8. Disminución o falta del buen juicio.
  9. Pérdida de iniciativa para tomar parte en el trabajo o en las actividades sociales.
  10. Cambios en el humor o la personalidad.

Por supuesto, el signo más común del Alzheimer es la pérdida de memoria, sobre todo olvidar información recién aprendida, fechas o eventos importantes. Los pacientes también suelen desorientarse con facilidad (es posible que se les olvide a veces dónde están y cómo llegaron allí) o tienen dificultades para desempeñar las tareas habituales o resolver problemas, como, por ejemplo, seguir una receta o sumar. Suelen depender de notitas, dispositivos electrónicos o familiares para hacer lo que antes hacían solos.

Entre los signos tempranos hay algunos menos obvios (no relacionados con la memoria) que podrían dar una prórroga antes de que el Alzheimer progrese: apatía, ansiedad y depresión, cambios en la apariencia personal y problemas de visión (leer, juzgar distancias, determinar colores, etcétera).

Desde Neuromadrid insistimos en que un diagnóstico temprano y un tratamiento integral y especializado de la enfermedad ayudan a ralentizar su evolución.

NeuroMadrid NeuroMadrid

Somos un instituto de rehabilitación neurológica en funcionamiento desde el año 2004 que hemos ampliado nuestra oferta a numerosas patologías con la incorporación de nuevos especialistas y tecnología de vanguardia, como la estimulación magnética transcraneal, la estimulación eléctrica funcional avanzada, la robótica, y la realidad virtual.

Ver todos los post de NeuroMadrid