Los efectos del calor en el cerebro

19 Junio 2017

En verano hay que prestar especial atención a las altas temperaturas. Por ello, los especialistas de NeuroMadrid recomiendan no estar expuesto al sol en las horas centrales del día e hidratarse con regularidad. Estas recomendaciones, que son comunes para toda la población, requieren de especial atención cuando se trata de ancianos y niños, ya que son grupos de riesgo.

El calor extremo puede afectar de forma grave a nuestro organismo. Una de las peores consecuencias son los golpes de calor. Si no se interviene rápido, pueden llegar a causar discapacidades permanentes e incluso la muerte. Un golpe de calor se produce cuando nuestro organismo está sometido a una temperatura mayor a 40 grados, provocando un fallo en nuestra capacidad de ajuste de la temperatura.

Pero, ¿sabes cuáles son los efectos del calor en nuestro cerebro?

  1. El calor puede provocar cuadros de confusión. La hipertermia o el exceso de calor se produce cuando nuestro cuerpo alcanza temperaturas superiores a los 37,5 grados, lo que hace que el impulso nervioso se propague con mayor dificultad. Esto puede provocar cuadros de confusión en los que la sufren, sobre todo en niños y acianos. Hay algunos enfermos neurológicos como los que padecen esclerosis múltiple, que toleran muy mal el calor.

 

  1. La fatiga y el insomnio son efectos del calor en nuestro organismo. El insomnio y la sensación de cansancio constante pueden estar provocados por la exposición a las altas temperaturas. El hipotálamo es la región del cerebro encargada de regular los ciclos de sueño y se guía por estímulos como la luz o la temperatura, que indican al cerebro cuándo debe inducirse el sueño. El calor excesivo altera la regulación de los impulsos del hipotálamo.

 

  1. Daño muscular y circulatorio. Cuando la temperatura ambiente supera los 40,5 grados nuestro cuerpo se pone en marcha para eliminar el calor sobrante. Esto puede provocar fallos en nuestro sistema nervioso central que se traducen en calambres por falta de agua y sales, agotamiento, colapso circulatorio, daños musculares e incluso pérdida de la conciencia.

 

  1. Con el calor aumentan las cefaleas. Las personas que sufren migrañas o cefaleas suelen verlas aumentadas debido, sobre todo, al aumento de las temperaturas, a la alteración de los ritmos biológicos y a los cambios de temperatura corporal.

 

  1. La deshidratación produce disminución de la memoria. Una deshidratación superior al 2% de nuestro peso corporal puede producir pérdida de memoria a corto plazo e incrementar el riesgo de cefalea.

 

  1. El calor produce cambios en el estado de ánimo. El calor moderado es sano y puede ser un estímulo positivo para personas que sufren de depresión pero, a partir de ciertos niveles, su impacto es negativo y se extiende a cuerpo y mente, creando un estado negativo generalizado.

 

Para combatir el calor, además de los consejos descritos al principio del artículo, es recomendable también no abusar de bebidas con cafeína o que contengan alcohol; reducir la actividad física y evitar practicar deportes al aire libre en las horas más calurosas; usar ropa ligera y que transpire; si tienes medicinas en casa, debes guardarlas en un lugar fresco.

Es recomendable hacer comidas ligeras que ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor y sobre todo, ante síntomas que se prolonguen más de una hora y que puedan estar relacionados con las altas temperaturas, debes consultar inmediatamente con un médico.

 

NeuroMadrid NeuroMadrid

Somos un instituto de rehabilitación neurológica en funcionamiento desde el año 2004 que hemos ampliado nuestra oferta a numerosas patologías con la incorporación de nuevos especialistas y tecnología de vanguardia, como la estimulación magnética transcraneal, la estimulación eléctrica funcional avanzada, la robótica, y la realidad virtual.

Ver todos los post de NeuroMadrid

Cuéntanos tu opinión